Más de 600 personas asistieron a talleres regionales por proyecto de ley de regularización de la leña


El Ministerio de Energía realizó ocho talleres participativos entre las regiones de O’Higgins y Aysén. Actores de la cadena de comercialización de leña entregaron insumos que permitirán avanzar hacia un mercado formal y transparente en temáticas como programas de apoyo, fiscalización, planes y gradualidad, estándares de calidad, registros y requisitos.

Más de 600 personas relacionadas con la leña y sus derivados -entre ellos productores, comercializadores, transportistas de leña, asociaciones de consumidores, expertos y académicos, comunidades indígenas, encargados municipales, carabineros y autoridades regionales -entre otros- aportaron insumos en los talleres que realizó el Ministerio de Energía en torno al proyecto de Ley de Biocombustibles Sólidos entre las regiones de O’Higgins y Aysén, que tienen un alto consumo de la leña en los hogares.

Transitar gradualmente hacia el buen uso de los biocombustibles, de manera de reducir las emisiones contaminantes y mejorar la calidad de vida de las ciudades del centro-sur del país es la premisa que busca dicha iniciativa legal que fue comprometida por la ministra Susana Jiménez en la Ruta Energética.

Las principales temáticas planteadas por la comunidad dicen relación con los programas de apoyo; fiscalización; planes y gradualidad; estándares de calidad, además de registros y requisitos para los actores relacionados. “Buscamos avanzar hacia el desarrollo de un mercado formal y transparente, generando empleos y mejorando la competitividad de las
empresas del sector; entregando al Ministerio de Energía las atribuciones para que regule, norme y fiscalice el buen uso de la leña desde la producción, el transporte, comercialización y consumo; el que debe ser gradual, progresivo y conversado con la ciudadanía, puesto que su uso es parte de la cultura del sur de nuestro país”, enfatizó el ministro (s) de
Energía, Ricardo Irarrázabal.

El proyecto de ley de biocombustibles sólidos se presentará durante el primer semestre de este año y tiene por objetivo hacer obligatorios estándares de calidad para su comercialización.

El jefe de la División ambiental y Cambio Climático del Ministerio, Cristóbal de la Maza, agregó que dicho proyecto de ley tendrá 4 pilares: declarar la leña seca como un combustible, respetar la norma de emisión para calefactores; mejorar la aislación térmica de las viviendas y por último, realizar una campaña educacional y cultural de cómo usar correctamente esa leña seca, con esta tecnología y con mejor aislación térmica.

Por su parte, Santiago Vicuña, jefe de la División de Participación y Relacionamiento Comunitario del Ministerio valoró el desarrollo de este proceso participativo. “No sólo nos permitió sociabilizar y responder las inquietudes de un amplio espectro de actores directamente involucrados en esta temática, sino también familiarizarlos con la realidad de cada
sector de la cadena de producción, comercialización y consumo. Este nuevo ejercicio del ministerio demuestra la coherencia, interés y responsabilidad de desarrollar políticas públicas con base ciudadana y
con el convencimiento de priorizar el interés nacional”.

En Chile 2 millones de hogares se calefaccionan con leña y sus derivados. Los biocombustibles sólidos, como la leña, los pellets, las astillas y las briquetas, constituyen la tercera fuente de energía del país, después del petróleo y el carbón.

Con una participación de 20% en la matriz energética primaria, en nuestro país casi 2 millones de hogares se calefaccionan con leña y sus derivados. Sin embargo, actualmente no existe la institucionalidad necesaria para exigir estándares de calidad para su comercialización. La leña húmeda se ha transformado en uno de los principales responsables de los preocupantes índices de contaminación en las ciudades descritas.

En esta zona, la leña representa el 87% del total de las emisiones de material particulado fino (MP) 2.5 a nivel nacional, seguido por fundiciones y la industria del papel y la celulosa; con un 6% y 4% respectivamente.