Foro de Carbono para América Latina y el Caribe 2018: LA IMPORTANCIA DEL SECTOR PRIVADO EN LA FIJACIÓN DE PRECIOS


Con el fin de contribuir a la promoción de los mercados de carbono mediante la generación de capacidades en el sector público y privado y fortalecer los lazos de cooperación a nivel internacional representantes de los proyectos Global Carbon Market y PMR Chile, además de representantes de la División de Desarrollo Sustentable del Ministerio de Energía asistieron y expusieron en la Semana del Clima 2018 de América Latina y el Caribe, celebrada en agosto en Montevideo, Uruguay.

Entre las actividades, el equipo de Chile participó en la Declaración de “Fijación de precios de carbono en las Américas (CPA): Diálogo de compromiso entre empresas y sociedad civil”, el estado de las negociaciones sobre el clima, preparación para el país y actividades piloto relacionadas con el Artículo 6 del Acuerdo de París.

También dieron cuenta del papel del sector privado en la fijación de precios y su importante rol para lograr resultados de mitigación. Experiencias con los sectores más expuestos al riesgo de transición de baja emisión de la economía y las alternativas para gestionar los impactos de este nuevo escenario.

En el contexto de la CPA (Plataforma Carbon Pricing de las Américas), Chile, México y Quebec lideran el grupo de trabajo sobre competitividad con el fin de crear conciencia sobre este tema y los desafíos involucrados a nivel regional. Esta sesión presentó avances y experiencias relacionadas con el papel de la fijación de precio al carbono en el sector privado.

Para Katie Sullivan, Managing Director de la International Emissions Trading Association (IETA), la certeza política y la transparencia a largo plazo es fundamental para las industrias, pues debe ser un proceso adaptativo a medida que más regiones van adoptando un precio al carbono para no generar diferencias en competitividad en un contexto de globalización.

Añadió que hay diversas herramientas para gestionar la competitividad de las industrias en un escenario de precio al carbono. El apoyo debe ser para nivelar la capacidad de respuesta de los distintos sectores.

En tanto, Constanza Montes, Asesora Técnica en Proyecto Global Carbon Market, GIZ indicó que ante un nuevo escenario de instrumentos de precio al carbono (IPC), un país debiera tener una idea de qué sectores podrían ver más afectada su competitividad de modo de enfocar su esfuerzos en minimizar las consecuencias macroeconómicos derivadas  por los efectos que podría tener en los encadenamientos productivos.

Un análisis de brechas tecnológicas de las industrias -añadió- permite tener una visión de la capacidad de respuesta que tienen cuando enfrentan un precio a sus emisiones de CO2 y da una idea de las alternativas que se tienen para migrar hacia tecnologías más limpias y eficientes, el costo y el potencial de reducción de emisiones asociado.

“El apoyo a sectores más sensibles a un IPC debiera considerar el contexto del país, ya que se debe apuntar a los sectores que podrían representar riesgos más críticos en la economía -empleo, PIB y  MPyMEs, entre otros- pero que a la vez sea estratégico apoyar su tránsito hacia procesos más bajos en carbono porque significa una industria que el país quisiera potenciar”, finalizó.