Actualización de NDC a 2020


Entre octubre de 2017 y marzo de 2018, representantes de 11 ministerios, bajo la coordinación del Ministerio del Medio Ambiente, llevaron adelante un profundo proceso de reflexión preparatorio para lo que marcará la agenda climática de Chile en los próximos años, y que servirá de insumo fundamental para la primera actualización de la Contribución Nacionalmente Determinada de Chile.

Chile presentó su Contribución Nacional Tentativa (INDC, por sus siglas en inglés) ante Naciones Unidas en septiembre de 2015. En ella están expresados los compromisos internacionales en materia de cambio climático que Chile asumió al suscribir y ratificar el Acuerdo de París en 2017, momento en que la contribución pasó a ser Contribución Nacionalmente Determinada (NDC). Los compromisos de Chile se articularon en torno a cinco componentes fundamentales: mitigación de gases de efecto invernadero (GEI); adaptación al cambio climático; construcción y fortalecimiento de capacidades; desarrollo y transferencia de tecnologías; y financiamiento climático.

Chile ha mantenido un tránsito decidido hacia un desarrollo menos intensivo en carbono, buscando dar cumplimiento a dichos compromisos. Sin embargo, tomando en cuenta los avances en las negociaciones internacionales y de la agenda climática nacional, se torna relevante y necesario revisar y actualizar la NDC nacional al año 2020, identificando una serie de desafíos cuya resolución es clave para la formulación e implementación de la nueva NDC.

Fernando Farías, jefe de la División de Cambio Climático del Ministerio del Medio Ambiente, explica que hay ciertos elementos que cambian el panorama nacional respecto de la realidad en 2015, cuando se preparó la contribución chilena: “Entre 2015 y 2018 han ocurrido acciones tanto a nivel mundial como local. Destaco la fuerte introducción de energías bajas en carbono dentro de la matriz energética, el trabajo que se está haciendo en el ámbito forestal y también la aprobación del Plan de Acción Nacional de Cambio Climático 2017-2022”, puntualizó.

En este contexto, se gestó el nacimiento del Grupo de Trabajo del Sector Público para la preparación de la primera actualización de la NDC (GTSP-NDC), instancia colaborativa integrada por autoridades de 11 ministerios y coordinada por el Ministerio del Medio Ambiente.

El GTSP-NDC sesionó seis veces desde octubre de 2017 a marzo de 2018. Las reuniones dieron pie a un proceso de reflexión valioso, que culminó en el desarrollo de una propuesta de lineamientos que, si bien no son vinculantes, pretenden ser un insumo para las autoridades y tomadores de decisión del nuevo gobierno, y dar continuidad a las acciones climáticas que está desarrollando Chile. Entre los temas debatidos, destacó la discusión acerca de reformular la meta nacional en una meta absoluta; el incorporar al sector forestal en dicha meta; el nivel de ambición de la nueva meta; seguir o no manteniendo la separación entre metas condicionales e incondicionales; y el seguimiento al compromiso pre-2020.

Juan Pedro Searle, jefe de la Unidad de Cambio Climático del Ministerio de Energía y punto focal de PMR Chile, destacó lo enriquecedor del debate y la ágil conducción de las sesiones de trabajo. “Me pareció muy valioso el espacio generado por Medio Ambiente para debatir sobre la actualización de la contribución nacional. Reuniones precisas, conducción clara y objetivo bien definido: informar a las nuevas autoridades del inicio del proceso de actualización, los temas debatidos y alternativas de rutas a seguir en materia de la NDC”, enfatizó.

La información compilada emanó enteramente del sector público. Sin embargo, Farías reconoce la importancia de incluir progresivamente a más actores y elementos para tener una acción climática más efectiva. “La expectativa es ampliar. En su momento, la NDC era un trabajo únicamente del sector público. Pero las condiciones actuales, tres años después, abren la posibilidad de un trabajo más participativo, en que se incorpore sector privado, academia y sociedad civil”, cerró.