Actualización de instructivos de Medición, Reporte y Verificación


A través de una nueva resolución, en enero se realizó la primera actualización de las instrucciones que deben utilizar los establecimientos afectos al Impuesto Verde en Chile.

A casi un año de la entrada en ejecución del impuesto verde, que obliga a más de 90 establecimientos del país a medir y reportar sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) actualizó en enero las instrucciones que establecen los métodos para la Medición, Reporte y Verificación (MRV), incorporando lecciones aprendidas que permiten facilitar su comprensión.

La principal modificación guarda relación con la agrupación de las opciones de cuantificación de emisiones. El instructivo que rigió desde 2017 establecía 11 opciones de medición, pero la experiencia acumulada en el primer año de implementación sugirió que algunas de estas opciones, por su similitud unas con otras, podían agruparse en siete. Juan Pablo Rodríguez, jefe de la sección técnica de la División de Fiscalización de la SMA, lo explica: “Lo que hicimos fue agrupar las alternativas de monitoreo continuo y, por separado, indicar las reglas de aplicación de las mismas. Eso redujo las opciones de 11 a siete, pero esas siete siguen contemplando lo mismo que las 11 iniciales. No es que hayamos eliminado posibilidades, sino que se agruparon y se ordenaron de manera más simple. Las posibilidades que tienen los regulados para cuantificar siguen siendo las mismas”.

En ese sentido, los cambios se realizaron, en parte, gracias a los comentarios y sugerencias que las mismas empresas afectas realizaron a la SMA durante el proceso de implementación en 2017.

La vigencia de las siete alternativas de medición comienza a regir desde la fecha de publicación del decreto, en enero de 2018. Esta la primera vez que se actualiza el MRV original y, según Rodríguez, la idea es tratar de hacerlo cada vez más flexible, tomando en cuenta la novedad y complejidad del sistema, tanto para los regulados como para las autoridades. “Siempre está sujeto a mejoras y, en esa línea, nuestra intención es ser flexibles para poder facilitar y hacer más eficiente la aplicación del instrumento”, planteó.

Ahora, la SMA está abocada al proceso de cuantificación de emisiones, que deben reportarse en marzo de este año al Servicio de Impuestos Internos (SII) para generar el primer cobro. “Es un hito importante y ahora estamos en pleno proceso de revisión, verificación y consolidación de los datos de las emisiones”, aseguró Rodríguez. “En estos momentos cada titular puede ver la cuantificación que ha hecho la SMA hasta, como mínimo, el tercer periodo de reporte. Es una cuantificación preliminar para que puedan ir viendo cuánto es lo que tenemos cuantificado de sus fuentes, y eso le da también transparencia al sistema”, concluyó.